FELIZ DÍA PAPÁ (PEDRO GIMÉNEZ REAL)

Hola papá!

Ayer, como cada 19 de Marzo, me acordé especialmente de ti.

Empecé a escribirte esta entrada de blog aprovechando la novedad de mi recién estrenada web pero, a pesar del día tan espléndido que hizo en Madrid, una espesa neblina se instaló alrededor del ordenador y me impidió continuar.

Pensé… mañana, con la llegada de la primavera será también un buen día para felicitarle, al fin y al cabo y desde que conocí tu existencia, todos los días son para mí el día del padre, estés donde quiera que estés desde aquél 6 de Abril en que, fatídicamente le dejaste al destino el volante de tu vida.

Intento recordarte con mi mejor sonrisa pero, hay momentos en que te confieso resulta muy difícil conseguirlo, aunque es cierto que te siento siempre muy cerquita de mi, velando y ayudándome absolutamente en todo y sobre todo en este difícil sueño musical que tanto me apasiona.

Sigue conmigo aquí a mi lado, te necesito cada vez más. Al parecer, aún nos queda un poquito ¿eh?. Estamos en España!, bueno, al menos yo si!.

Papá, te contaría tantas cosas… te preguntaría tantas cosas… te confesaría tantas cosas pero, no hace falta, tú eres el único que sabe todo de mi.

Sé que soy imperfecta y he cometido y seguiré cometiendo errores pero, gracias a vosotros soy muy fuerte para poder afrontar la adversidad y lucho cada día por defender con mi vida esa escala de valores que me regalásteis y que le da sentido.

Espero estés tan orgulloso de mi como yo siempre lo he estado y estaré yo de ti y de cuanto ambos me habéis enseñado. Ya ves que de ti he heredado la necesidad de crear y de mamá el timbre de voz. No sé si sabes que cuando de pequeña alguien me preguntaba: ¿y qué es tu padre?, yo contestaba: inventor, es inventor!.

Inventar, crear, idear, diseñar, … concebir …

Y es que admiraba cómo con tus mágicas manos diseñabas y hacías cualquier cosa que te propusieses, desde muebles hasta juguetes. Y entre ellos, lo mismo un peluche que un collar… y encima relleno de lo que quisieras… no recuerdo ahora cómo se llamaba aquel barniz transparente de moda que cuando secaba solidificaba y parecía cristal, aunque sí recuerdo que te cogí un poco y dentro metí un insecto porque quería tener mi propio fósil.

Ahora mismo, mientras termino de escribirte, estoy viendo ese cofrecillo de madera que le hiciste a mamá, con dos corazones y vuestras respectivas fotos. Para perpetuar tu gran generosidad, mi tesoro más preciado, le voy a hacer una foto a ese joyero que guarda, entre otras joyas, la de nuestro cariño y secretos de antaño, aquellos que solo tu y yo sabemos, para inmortalizarte aquí en este rinconcito y que todo el que hasta aquí llegue, vea que es cierto que fuiste inventor, inventor de innumerables formas de cariño y bondad, mi inventor favorito!… Para que todo el mundo sepa que,

TE QUIERO PAPÁ!.

 

Volver

 

  • Martes, marzo 20, 2012
  • Escrito por:: nacha
  • Cajón desastre
  • Sin comentarios aún